Inicio / DEPORTES / El sueño de Belén Casetta ya se cumplió, pero lo que viene en la final es entre difícil e imposible

El sueño de Belén Casetta ya se cumplió, pero lo que viene en la final es entre difícil e imposible

Una argentina en la final de los 3.000 metros obstáculos del Mundial de atletismo es toda una novedad; la historia de esfuerzo y superación de una joven de 22 años que en la final del viernes partirá con la peor marca para medirse a competidoras en otra dimensión
LONDRES.- Belén Casetta cumplió su sueño, el objetivo que se había marcado para el Mundial. Pero no la tendrá fácil en la final de los 3000 metros con obstáculos, que se correrá este viernes desde las 17.25 (hora argentina) en el Estadio Olímpico. Tras superar la serie de clasificación con récord sudamericano (9m35s78/100), y quedar entre los 12 mejores tiempos de las 40 atletas participantes, largará con la peor marca previa de las 15 que integran la grilla. Y para apuntar a una medalla, algo que confiesa que es “díficil, pero no imposible”, deberá acercarse a los nueve minutos. Una carrera contra el reloj en la que tendría que bajar 35 segundos el récord de ayer. La keniata Celliphine Chepteek Chespol, de apenas 18 años, fue la vencedora de su serie con un tiempo de 9m27s35/100. La joven africana posee la mejor marca de la temporada (8m58s78/100) y la segunda de la historia, por lo que aparece como la gran candidata para llevarse la medalla de oro.

Mientras tanto, la joven marplatense, de 22 años, vive un sueño y da pasos firmes en una prueba sin los flashes de otras, como los 100, 200 o 400 llanos, pero con el condimento visual que dan las vallas y el agua. Sexta en la tercera serie de la clasificación, dejó la pista pensando que se había quedado fuera de la final, pero se enteró de la gran noticia cuando tuvo contacto con la prensa. Y reconoció, en diálogo con LA NACIÓN, que no podía creerlo, que el sueño se había hecho realidad. Un sueño que empezó el miércoles, que siguió este jueves -disfrutó de la clasificación junto a su familia y su novio Facundo, además de aprovechar el día con sesiones de crioterapia en el Grange Tower Bridge Hotel- y que se continuará en la tarde del viernes. Sin una actividad de peso en el continente (“A lo sumo seremos cinco o seis chicas que corremos los 3000 con obstáculos en este nivel en Sudamérica”, contó), aprovechará el roce con la élite para seguir sumando experiencia.

Se reconoce “hiperactiva”. Y tanto su familia como su carrera deportiva dan fe de ello. De chica, sus padres no sabían cómo mantenerla quieta, y entonces la llevaron a practicar básquetbol, gimnasia artística, tenis… Siempre que había una actividad, ahí estaba la pequeña Belén. El tenis era el deporte que más le gustaba, pero los costos la dejaron en el camino. Aunque no se detuvo. Un día, papá Edgardo, que falleció en 2015, vio un cartel que promocionaba una carrera de 1200 metros y la inscribió. Y corrió y corrió. Y ya no frenó. Se lanzó desde aquella prueba en el estadio Justo Román de Mar del Plata a esta final en el Estadio Olímpico de Londres.

Futura médica, divide sus días entre el estudio y el doble turno. Se despierta a las 4 para estudiar y adelantar todas las tareas relacionadas con la facultad. Después, a las 6, inicia la primera sesión de la jornada. Y así todos los días. Entrenamiento, facultad, entrenamiento y a descansar. Una rueda que jamás se detiene y gira todo el año. Dice que ya se acostumbró y que este ritmo es parte de su rutina diaria. Y más allá de que transcurre gran parte del año entre concentraciones y viajes, aprovecha para llevarse material de estudio dentro de la valija.
En la antesala del Mundial de Londres, Casetta se puso una meta y se preparó para eso. Viajó a Salta y se concentró en Cachi, donde los 2300 de altura resultan clave para ganar resistencia: se acostumbra al cuerpo a un entorno de menos oxígeno y se incrementa la resistencia al regresar al nivel del mar para competir. Le apuntaba al récord sudamericano de los 3000 metros con obstáculos. Lo intentó en el Sudamericano de Paraguay, pero las condiciones climáticas no ayudaron. Y apostó por dar el golpe en un Mundial. Hiperactiva como es, lo logró y con creces: se lanzó en velocidad a falta de 200 metros, cuando sus rivales parecían entregadas, y selló la clasificación con récord sudamericano. ¿En qué momento de la carrera se dio cuenta que podía bajar el tiempo?, le preguntó en LA NACIÓN. Y ella no dudó: “En Cachi”.

La estudiante de medicina que divide sus tiempos entre los libros y las pistas, es parte del recambio del atletismo argentino que llega desde las pruebas de fondo y mediofondo. Es la chica que llegó a Londres con un objetivo y lo cumplió con creces. La que se levanta a las 4 para estudiar, se entrena a las 6, vuelve a estudiar, y después retoma los entrenamientos, para finalmente acostarse a las 23. La que el miércoles corrió, y corrió. Y casi sigue corriendo en la zona de atención a la prensa, de no ser por los periodistas que la buscaban y por su familia, que la esperaba para un abrazo. A puro esfuerzo, tuvo su premio. Y seguirá corriendo por sus sueños. Hiperactiva como es.

Compruebe también

“Manu Ginobili se retirará como uno de los jugadores únicos de la historia de la NBA”, la imperdible columna de un periodista de Sports Illustrated

El cronista Jeremy Woo le dedicó un elogioso artículo al bahiense, quien se lució en …

Regresa a Floresta: Jonathan Calleri vuelve a ponerse la camiseta de All Boys

El próximo miércoles 27 de diciembre a las 19 horas, All Boys vivirá una jornada …

Dejanos tu comentario