Inicio / TECNOLOGIA / Los restos de la estación espacial china podrían caer en el domingo de Pascuas… ¿en la Argentina?

Los restos de la estación espacial china podrían caer en el domingo de Pascuas… ¿en la Argentina?

Todavía se desconoce el momento y el lugar exactos donde aterrizarán las partes de Tiangong-1, que está fuera de control.

La estación espacial china Tiangong-1 viene cayendo sin control y podría entrar en la atmósfera alrededor de las 11 de la mañana del domingo de Pascuas, según las últimas estimaciones de la Oficina de Residuos Espaciales de la Agencia Espacial Europea (ESA). Por otra parte, Aerospace Corporation, una organización sin fines de lucro dedicada a la investigación espacial, anticipó: “Las posibilidades de que los desechos del Tiangong 1 lastimen a alguien son extremadamente escasas, aunque aún se desconoce cuándo y dónde aterrizarán los restos de la estación espacial”.

Una de las posibilidades es que los restos caigan sobre Argentina. Sin embargo, la zona estimada abarca también España, Italia, Estados Unidos, Chile, Australia y Nueva Zelanda.

En enero, el gobierno chino había anunciado que el reingreso de la Tiangong 1 sería determinado por sus controladores. Sin embargo, la ESA asegura que la reentrada a la atmósfera de la estación será “no controlada”, ya que desde hace dos años, la Tierra perdió el control sobre ella.

Una empleada observa un monitor con la posible trayectoria de caída del laboratorio espacial chino Tiangong-1 a la Tierra en el Instituto de Ciencia Espacial y Astronomía de Corea, en Daejeon (Corea del Sur)
Una empleada observa un monitor con la posible trayectoria de caída del laboratorio espacial chino Tiangong-1 a la Tierra en el Instituto de Ciencia Espacial y Astronomía de Corea, en Daejeon (Corea del Sur)

Con un tamaño similar al de un colectivo, con 10 metros de largo y 3,4 metros de diámetro pero un peso cercano a las 8 toneladas y media, es la primera estación espacial china y funcionó hasta ahora como un laboratorio experimental.

De “Palacio Celestial” a chatarra espacial sin rumbo

Tiangong 1, el “Palacio Celestial”, según su la traducción en español, fue lanzada el 30 de septiembre de 2011 desde el desierto del Gobi, Mongolia Interior, en China. La idea original era que una vez que termine su vida útil el reingreso sea, como ocurre con todos los satélites, controlado desde la Tierra. Así, se esperaba que su reingreso a la atmósfera debía ser determinado por los controladores chinos para que se queme la mayor parte de la nave mientras que las piezas que hayan sobrevivido caigan sobre una región deshabitada del Pacífico Sur.

Imagen de radar del Instituto Fraunhofer de Física de Alta Frecuencia y Técnicas de Radar cerca de Bonn, Alemania.
Imagen de radar del Instituto Fraunhofer de Física de Alta Frecuencia y Técnicas de Radar cerca de Bonn, Alemania.

En un principio, la estación debía servir durante dos años, pero se logró extender su vida útil por otros dos y se cree que esta fue la causa por la que terminaron perdiendo el control sobre ella. Se estima que la nave consumió todo el combustible y se quedó sin energía para poder encender los motores que debían traerla de vuelta.

Durante su actividad, la Tiangong recibió dos misiones tripuladas, incluyendo la que en junio de 2012 llevó a Liu Yang, la primera astronauta china quien pasó once días dentro de la nave junto a otros dos compañeros.

Liu Yang, la primera astronauta china, junto a otros dos compañeros, a bordo de la Tiangong 1, en 2012.
Liu Yang, la primera astronauta china, junto a otros dos compañeros, a bordo de la Tiangong 1, en 2012.

Según la ESA, cada semana un satélite cae sobre la atmósfera y se quema antes de llegar a la superficie, lo que suma unas 100 toneladas “de satélites difuntos, naves espaciales no controladas, etapas superiores gastadas y objetos desechados como cubiertas de instrumentos son arrastrados hacia abajo por la atmósfera superior de la Tierra, terminando sus vidas en arcos llameantes en el cielo”.

Por eso, la caída de esos restos de satélites tiene tal magnitud que tanto la ESA como Aerospace Corporation tienen un servicio especial de monitoreo para el reingreso de la “basura espacial”.

Compruebe también

Un taxi que vuela a 400 kilómetros por hora

Se trata de un prototipo que podría adaptarse para el transporte de personas, de mercancías …

Alertan sobre una estafa que roba datos de tarjetas de crédito

Se trata del malware Vega Stealer, que captura la información confidencial online guardada en los …

Dejanos tu comentario