Inicio / TECNOLOGIA / El trabajo en la “nueva normalidad”: cambios en las oficinas, modalidades impensadas y el rol de la tecnología

El trabajo en la “nueva normalidad”: cambios en las oficinas, modalidades impensadas y el rol de la tecnología

La pandemia obliga a buscar soluciones para el mundo laboral. ¿Cómo mutarán los ambientes? ¿Se consolidará el home office? ¿Las empresas están preparadas? Especialistas nos ayudan a pensar respuestas a esos y otros interrogantes.

Los cambios no sólo serán estructurales, sino también operativos; la pandemia nos lleva a pensar nuevas formas de trabajo.

A comienzos de este año nadie previó el advenimiento de una “nueva normalidad”. ¿Quién podría haber imaginado que un virus cambiaría radicalmente nuestros hábitos, desde la higiene, el tránsito en las ciudades, los vínculos o nuestra forma de trabajar? El coronavirus, primero epidemia y luego pandemia, obliga a repensarnos. Tal como señalamos, uno de los ámbitos en los que el Covid-19 impone reformulaciones es el mundo laboral.

¿Cómo serán las oficinas y otros espacios de trabajo en aquella normalidad reformulada? “Esta crisis nos obliga a desafiar nuestros hábitos y el cambio es siempre estresante, pero es esta incomodidad también la que permite la evolución. Cuando entendamos que volver a la forma de trabajo de febrero 2020 no es una opción, vamos a comprender que el nuevo híbrido entre home office y asistencia a una oficina eficientizada nos abre la posibilidad de elegir el lugar a donde sea más productivo para cada tarea que nos toca”, dice en diálogo con TN Tecno Ana González Ferrero, directora de Project Management Argentina en la empresa de servicios inmobiliarios CBRE.

“Creo que eso nos va a permitir balancear mejor nuestra vida personal y profesional, empoderándonos sobre la forma que tiene cada uno para cumplir los objetivos y alejándonos de la obligatoriedad de cumplir por cumplir”, agrega González Ferrero y señala que las empresas también obtendrán un beneficio en la movida, ya que “se abren oportunidades de reducir gastos innecesarios sin afectar la productividad”.

Daniela De Lucía, life coach y una referencia local en desarrollo personal y profesional, se anota en las filas de los que advierten horizontes favorables incluso en los tiempos de crisis. “La pandemia ha presentado una gran oportunidad para que las áreas de recursos humanos tomen el liderazgo y logren políticas más humanas orientadas al siglo XXI, que sin la llegada de esta crisis hubieran tardado años en implementar”, señala al respecto.

Le consultamos si las empresas están realmente preparadas para afrontar estos cambios (no sólo nuevas formas de trabajar; también las necesarias modificaciones estructurales y la implementación de nuevas soluciones tecnológicas en las oficinas) considerando que, ellas también, se han visto afectadas por la pandemia.

“Las empresas tienen el desafío de mirar al futuro y acompañar a las personas a llegar a él. Aquellas empresas que se resistan a acompañar el cambio social y minimicen la importancia de invertir en nuevas infraestructuras o formas de trabajo (horarios más flexibles por ejemplo) pagarán las consecuencias en malestar en el clima organizacional, que se refleja a mediano y largo plazo, en el estado de resultados”, comenta De Lucía antes de traer la siguiente imagen que trazó el magnate y referente del mercado, Warren Buffet.

El presidente y director ejecutivo de Berkshire Hathaway en alguna ocasión advirtió que “cuando baja la marea se ve quienes estaban nadando sin traje de baño”. En ese sentido, opina la emprendedora, “las empresas con una política sólida de desarrollo y cuidado de su personal serán las que mejor preparadas se encuentren para enfrentar esta crisis, y aquellas que vivían en un como sí tendrán que tomarse en serio el asunto para seguir operando con normalidad”.

Cambios de estructuras
En términos concretos, ¿cómo mutarán los espacios de trabajo? ¿Desaparecerán los clásicos boxes, tan próximos unos de otros? ¿El distanciamiento social se convertirá en una norma, también en las oficinas? ¿Cómo se reflejará la “nueva normalidad en esos espacios, más allá de la higiene de manos y del ya imposible hábito de compartir el mate con los compañeros de trabajo?

La representante de CBRE señala que las nuevas formas de trabajo estarán acompañadas de reestructuraciones en los espacios físicos. Al respecto, dice que los cambios variarán también en términos de presupuestos. “Las inversiones pueden ser menores o importantes según la solución deseada. Un cambio en la densidad de la población puede obtenerse vía remodelaciones con bisturí dentro del espacio actual: eliminar algunos sectores de escritorios asignados, para convertirlos en espacios de trabajo colaborativo. En cambio, la migración a un sistema de inteligencia artificial que maximice la operación de una oficina mediante sistemas de reserva de sus cocheras, salas y puestos de trabajo implica una inversión alta”, explica.

Esta crisis nos obliga a desafiar nuestros hábitos y el cambio es siempre estresante, pero es esta incomodidad también la que permite la evolución”, opina González Ferrero.
De Lucía también subraya la relevancia de las soluciones tecnológicas en este cambio de paradigma, en el que también se ven afectadas nuestras percepciones y creencias. “La tecnología vino para quedarse. Procesos que pre-pandemia requerían de tres personas, hoy requieren de una. Nos dimos cuenta que los seres humanos no somos imprescindibles, quizás siempre lo supimos, pero nos costaba verlo; y por sobretodo nos dimos cuenta que el alcance de la automatización de los procesos es mucho más efectiva y poderosa de lo que creíamos”, sostiene y remarca que “la nueva normalidad tiene menos personas y más máquinas”.

Eso sí: la experta en coaching no plantea un escenario en el que la tecnología nos expulsará. “En general, las máquinas vienen a hacer lo que a los humanos en general nos aburría, y nos permite ser más humanos y, sobre todo, líderes. Hoy, tenemos que encontrar la forma de ser valiosos más allá de lo que puede hacer un robot”, opina y concluye que “será responsabilidad de cada uno elegir el lugar de víctima o de protagonista para perder oportunidades laborales ante la automatización, u ofrecer ese valor único e irrepetible que todos tenemos”.

Con la pandemia “nos dimos cuenta que el alcance de la automatización de los procesos es mucho más efectiva y poderosa de lo que creíamos”, dice De Lucía.

En definitiva, ¿el paso de la pandemia concretará la modalidad “tres días en la oficina, uno en un espacio de coworking, el restante en el hogar? ¿Las oficinas (nuestras casas, nuestras mentalidades) están preparadas para, según palabras de González Ferrero, “enfrentarse a un futuro de problemas complejos que requieren soluciones complejas? ¿Las soluciones en la nube, Zoom y afines, y cabinas sanitizantes en la entrada de las oficinas son suficientes para que la mentada normalidad no sólo sea nueva, sino también segura y eficiente?

“La pandemia deja en evidencia realidades que al ser detectadas llevan a la mejora continua. Hoy queda en evidencia cuál es el empleado comprometido y cuál no, hoy queda en evidencia qué empresa tiene una cultura organizacional sólida y cuál no, hoy queda en evidencia el gerente que es buen líder y el que no. Estas pequeñas cosas, invisibilizadas en el automático del día a día, hoy son un indicador que si se lo atiende a tiempo, van a mejorar los resultados”, nota De Lucía.

A fin de cuentas, no podemos esperar una nueva normalidad sin oficinas. Tal como señala González Ferrero, “el indeseado virus ha puesto en valor nuestra condición de seres sociales, por lo que la extinción de la oficina es imposible; al fin y al cabo, el ser humano ha dominado al mundo por ser la especie con mejor capacidad de coordinar esfuerzos en grupo y lograr así metas imposibles desde lo individual”.

Compruebe también

“Mi pan su su sum”: el origen de la llamita bailarina que se viralizó en TikTok

La impensada historia detrás de la canción super pegadiza que se popularizó en redes sociales. …

TEST DE DETECCIÓN RÁPIDA :“Esperamos duplicar la cantidad de test Neokit COVID-19 en los próximos días”

La doctora Carolina Carrillo integrante del equipo que diseñó el test, indicó que las 50.000 …

Dejanos tu comentario